San Valentín sin pareja 

O cómo celebrar el amor propio 

¿Por qué celebramos San Valentín? 

Cada 14 de febrero un tal San Valentín nos recuerda que tenemos que amar enloquecidamente a nuestro prójimo más cercano -también llamado pareja- y colmarle de tarjetas, flores, bombones, peluches, perfumes y artilugios diversos con forma de corazón. ¿Cuál es el origen de esta celebración? 

Según la tradición, Valentín fue un sacerdote que vivió en la Roma del siglo III y que se opuso al mandato de no celebrar matrimonios entre jóvenes del emperador de Claudio II, quien consideraba mejores soldados a los jóvenes solteros sin hijos. Así, nuestro Valentín, casaba en secreto a los soldados jóvenes enamorados. Al enterarse el emperador, sentenció a muerte a Valentín y fue decapitado el 14 de febrero del año 270. 

Por este motivo, se considera el 14 de febrero el día del amor, el cariño, la afectividad y la amistad. Y aunque la festividad se popularizó en España a mediados del siglo XX, impulsado por unos grandes almacenes para incentivar las ventas de regalos, la primera celebración de San Valentín data del 14 de febrero de 494. 

San Valentín para uno 

Parafraseando a Silvia Congost, no tienes vacío, tienes espacio. Si no tienes pareja por decisión, ocurrió algo, incluso que no querías que ocurriera, o por circunstancias vitales, quizás sea el momento de empezar a “cultivar” el amor propio.  

Si bien pasar San Valentín soltero para algunos expertos tiene repercusiones negativas en la ansiedad, la tristeza e, incluso, la autoestima, te diré que puedes estar de enhorabuena. ¡Este es tu momento! Nos pasamos la vida entera buscando el amor cuando el amor es algo que tiene que venir de dentro. 

No niego la soledad ni estos sentimientos a los que hacen alusión los expertos, pero debemos aceptar y normalizar la soltería en contraposición de la presión social por tener pareja. Porque estar solos no significa que estemos en soledad y mucho menos, en términos generales, en una situación de aislamiento social.  

San Valentín sin el mito del amor romántico

“La relación más emocionante, difícil y significativa de todas es la que tienes contigo misma. Y si encuentras a alguien que te quiera por ti misma, bueno, eso es fabuloso.” (Carrie Bradshaw, Sexo en Nueva York) 

Di que te quieres 

(Re)Enamórate de ti mismo, di qué te quieres y por qué te quieres. Respétate y valórate. Mímate. 

Conócete  

El amor hacia los demás empieza por el amor hacia uno mismo. Quizá sea necesario un trabajo de desarrollo personal con el que puedas aprender lo importancia de quererse uno mismo. 

Regálate 

Haz lo mismo para ti que harías por tu pareja. Compra flores y bombones. Brinda por ti, por tus éxitos. Por tu felicidad y tu plenitud. 

Perdónate 

Perdona tus errores. Hay que saber soltar, perdonar y perdonarse para poder avanzar. 

Celebra 

Celebra tu vida, que te quieres a ti mismo. ¡Celebra ese amor! 

Estés solo o en pareja… ¡Feliz San Valentín? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio