RESI… ¿QUÉ? ¡RESILIENCIA!  

“El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos.” (Ernest Hemingway)  

¿Qué es la resiliencia? 

  El término resiliencia se ha popularizado mucho en los últimos años, cobrando especial interés e importancia desde el inicio de la pandemia.   

Pero, aunque se use mucho, no siempre queda claro a qué nos referimos cuando hablamos de resiliencia.  

La resiliencia es un término que surge de la física en relación con la resistencia de los materiales, así como con la capacidad de recuperación de estos al ser sometidos a diferentes presiones y fuerzas.  

  

  

Etimológicamente, el concepto resiliencia deriva del verbo latín resilio, resilire, que significa “volver atrás, volver a la posición original, rebotar, resaltar”.   

En definitiva, parece que la resiliencia tiene que ver no tanto con resistir pasivamente las presiones externas como con encajarlas, incorporarlas y seguir avanzando a pesar de ellas.  

  Resiliencia en psicología 

  

  

Pues bien, la APA (Asociación Americana de Psicología) define la resiliencia como el “proceso de adaptación exitosa frente a la adversidad, el trauma, la tragedia, las amenazas o las fuentes significativas de estrés, tales como problemas familiares, o en las relaciones interpersonales, graves problemas de salud, así como situaciones de estrés a nivel laboral o financiero”.  

Es decir, una vez más, se incide en la idea de que la resiliencia no depende de que no nos pasen cosas negativas o de que éstas no nos afecten, sino de ser capaces de identificarlas, encajarlas y elaborarlas de tal modo que nos permitan no sólo seguir siendo nosotros mismos y viviendo nuestra vida a pesar de ellas, sino idealmente aprender y crecer gracias a ellas.  

  ¿Soy una persona resiliente? 

  Probablemente seas más fuerte y valiente de lo que crees, y hayas pasado por situaciones adversas de las que salido fortalecido, entonces podemos decir que eres una persona resiliente.  

Si no es así, o no siempre, o tanto como te gustaría, no te preocupes: la resiliencia no es algo totalmente innato, sino que se puede trabajar.  

En efecto, la resiliencia puede ser considerada una fortaleza o una habilidad que puede ser desarrollada en cualquier momento de la vida de una persona.  

  

…. y eso como se hace? 

  

  

  No hay una receta única, pero éstas son algunas cosas que te pueden ayudar a desarrollar tu resiliencia:  

  • Autocontrol. Es la habilidad que permite regular pensamientos, emociones y conductas. Ser resiliente, por tanto, implica no actuar de manera impulsiva y manejar de forma correcta la incertidumbre.  
  • Cuenta con una buena red de apoyo social. Existe cierta evidencia de que esta red es determinante en el bienestar subjetivo y en la tolerancia al estrés.  
  • Sé optimista. Recientes investigaciones afirman que el optimismo aumenta la capacidad de buscar estrategias de afrontamiento y superación.  
  • (Re)solución de problemas. Ser resiliente es la solución. En este sentido, podemos entender la resiliencia como un estilo de afrontamiento y adaptación a una situación estresante.  
  • Inteligencia emocional. Resiliencia e inteligencia emocional son dos conceptos relacionados con el desarrollo personal que, a su vez, se desarrollan entre sí. Las personas resilientes tienen la capacidad de entender bien las emociones y su manejo en el control del estrés.  
  • Autoconfianza. La autoconfianza es uno de los pilares de las personas resilientes. Se perciben a sí mismos como personas capaces de enfrentar retos, alcanzar objetivos y encontrar soluciones incluso ante situaciones traumáticas.  
  • Sentido del humor. A mayor sentido del humor, mayor resiliencia. Alguien que sabe reírse de la adversidad y de sí mismo tiene mayor facilidad para superar los problemas.   
  • …Y, sobre todo, practicar. Aunque cada individuo es distinto y tiene sus características personales, no todos nacemos resilientes o alcanzamos ese estado de la noche a la mañana. La resiliencia se practica también tolerando nuestras propias limitaciones y trabajando con, y sobre, ellas día a día. Podemos caer, pero lo importante es levantarse de nuevo.  

  

¿Y tú? ¿Quieres contarnos algún ejemplo de resiliencia? ¿alguna experiencia que estés atravesando que la requiera?..  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio