Ciberbullying  

Ciberbullying. Diferencias entre ciberacoso y acoso escolar  

  

De un tiempo a esta parte, los medios de comunicación están continuamente informando del aumento de los casos de ciberbullying. Si consultas las noticias de esta última semana, es posible que encuentres algún suceso relacionado con un caso de ciberbullying, como el testimonio de una víctima o de sus familiares.  

Según Peter K. Smith (2008), se puede definir el ciberbullying como un acto agresivo e intencionado, llevado a cabo de manera intencionada y constante a lo largo del tiempo. Se realiza a través de medios digitales -internet, juegos, smartphones, etc.- por parte de un menor, o varios, a otros.   

Lo más llamativo de esta definición es que sólo se considera ciberbullying cuando es ejercido por menores de edad. ¿Sabríais decirnos que nombre recibe cuando este tipo de acoso es ejercicio por mayores?  

  

  

Características del ciberbullying  

  • Agresión repetida: Para que sea como ciberbullying, los episodios de acoso deben repetirse y extenderse en el tiempo de manera continuada.  
  • Daño intencionado: La conducta del agresor es intencional y tiene el propósito de hacer daño a la víctima.  
  • Medio digital:  Los episodios de acoso tienen lugar on line, a través de redes sociales, juegos, email, chats, foros, blogs, etc.  
  • Edad: Tanto el agresor -o agresores- como la víctima son menos de edad.  
  • Número de agresores: El número de agresores puede aumentar exponencialmente en poco tiempo a través de la red.  
  • Velocidad de difusión: En ocasiones el contenido puede viralizarse en poco tiempo.  
  • Imprecisión: Establecer en qué lugar o cuándo empieza y termina el ciberbullying es impreciso.  
  • Contacto previo: Es relativamente frecuente que los episodios de ciberbullying estén ligados a situaciones de acoso en el centro educativo.  
  • Anonimato: En muchas ocasiones, el agresor o agresores pueden tener la sensación de anonimato porque creen que pueden ocultar su identidad.  
  • Impacto negativo en la víctima: El alcance y la profundidad del daño psicológico en la víctima dependerá de múltiples variables. Por tanto, se debe prestar especial atención a las consecuencias a medio y largo plazo que produce la violencia en una etapa evolutiva tan importante -infancia y adolescencia-, en la que se está conformando la personalidad.   

  

Características del acoso escolar  

Se considera acoso escolar cualquier agresión, sea física (empujones, golpes, tirones de pelo, patadas, etc.), psicológica (coacciones, insultos, difusión de rumores falsos, etc.), o social (excluir a la víctima, ignorarla, ningunearla, etc.). También se puede considerar como acoso escolar el daño a las propiedades de la víctima (romperle un libro, esconderle la mochila, robarle el bocadillo, etc.)  

  

¿Qué distingue, pues, el acoso escolar del ciberbullying?  

  

Similitudes y diferencias del acoso escolar y el ciberbullying  

Similitudes  

  • La conducta de acoso tiene lugar de forma reiterada.  
  • La conducta violenta tampoco surge de forma accidental.  
  • El acoso escolar también se produce porque la agresión es posible. Es decir, el acosador elige a la víctima que puede acosar porque identifica una característica particular, por ejemplo, no tener muchos amigos.  
  • El acoso escolar también afecta de múltiples formas a las víctimas. El alcance y la profundidad del daño psicológico en la víctima dependerá de diversos factores: edad, tipo y frecuencia de los episodios, duración de la situación de acoso, el apoyo recibido, etc.  

  

Diferencias  

  • Amplitud de la audiencia: En el caso del ciberbullying es mayor que en el acoso escolar.   
  • Medio utilizado: El acoso escolar tiene lugar de forma directa, mientras que el ciberbullying ocurre en el medio digital.  
  • Espacio: El espacio en el que se produce el acoso escolar está delimitado al lugar donde la víctima y el agresor coinciden, mientras que en el caso del ciberbullying es más impreciso.  
  • Tiempo: En la mayoría de las ocasiones, el acoso escolar tiene lugar en directo, con agresor y víctima en el mismo espacio y tiempo. Por el contrario, la mayoría de las agresiones de ciberbullying transcurre cierto tiempo hasta que la víctima se percata de que se ha producido esa agresión.  
  • Vulnerabilidad: El ciberbullying podría poner a la víctima en una situación de acoso escolar. No hay límites de espacio y tiempo.  
  • Anonimato: En el ciberbullying el agresor o agresores no se encuentran tan expuestos como en el acoso escolar.   

  

  

  

¿Sabemos exactamente en qué consiste el acoso escolar? ¿Qué impacto creéis que tiene en las víctimas? ¿Y en los agresores? Como padres y padres, ¿qué podemos hacer? ¡Os leemos en comentarios!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio