¿Afecta el frío a nivel emocional?

¿Somos más de frío o de calor? ¿Cómo influyen las temperaturas en nuestro estado de ánimo? 

Cielos grises, bajas temperaturas, heladas nocturnas, nevadas, borrascas, fuertes vientos… Ante esta situación cabe preguntarse, ¿es posible que las condiciones meteorológicas afecten a nuestro estado de ánimo? 

Estudios recientes indican que el frío disminuye la energía y la capacidad de concentración y aumentan la irritabilidad y el mal humor. Dificulta que tengamos un estado energético óptimo para pensar, para trabajar, para salir a la calle… Incluso, a nivel corporal, el frío hace que nos encojamos, que estemos más rígidos y tensos, y que duelan o molesten determinadas lesiones.  

El trastorno afectivo emocional 

El TAD o SAD, por sus siglas en inglés, es un concepto utilizado por primera vez en 1984 por el psiquiatra sudafricano Norman E. Rosenthal y engloba las alteraciones que el clima ocasiona en la salud mental. El TAD se asocia con un tipo de “depresión de invierno” que comprende, entre otros, los siguientes síntomas: 

  • Cambios de humor. 
  • Pérdida de energía. 
  • Menor disfrute de actividades gratificantes. 
  • Inquietud. 
  • Dificultad para concentrarse.  
  • Desesperanza. 
  • Sentimientos de culpabilidad. 
  • Pensamientos negativos recurrentes. 
  • Cambios de peso. 

¿Cómo paliar los efectos del frío? 

  • “Hoy tengo que luchar contra un estado emocional más pasivo”. El mal tiempo convierte un día malo en uno aún peor. 
  • Incluye en tu dieta “alimentos contra el frío”, como huevos e hidratos de carbono. 
  • Haz respiraciones profundas y conscientes.   
  • Estiramientos, deporte. El ejercicio contribuye a aliviar el estrés y aporta bienestar físico y mental. 
  • Forzar un pensamiento positivo. P. e. imaginar que va a hacer un día estupendo o notar una energía especial. El cerebro se cree aquello que le decimos.  
  • Mantener nuestra rutina de sueño y dormir entre 6 y horas diarias.  

¿Creéis que las mujeres somos más vulnerables a los cambios de temperatura? ¿El agua fría mejora nuestras competencias? ¿Son estas afirmaciones mito o realidad? ¡Os leo! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio